Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

EL DINERO y el gusto antes de la inflación

La bonanza económica, las grandes cantidades de dinero son los predecesores de la inflación.


Esto ocurrió en Estados Unidos en la época de la fiebre del oro y en la época de las colonias con el tabaco en lugares tales como Maryland, Virginia, Las Carolinas donde luego se crearon certificados de dinero como lo es el dólar, en ese entonces podías pagar ropa y comida con dichos certificados a diferencia de Venezuela donde en gran medida la masa monetaria “dinero en circulación” es creada por el Gobierno.



Casi todo ha sido usado históricamente como dinero, bronce, sal de roca, conchas de caracoles, el problema es cuando los precios suben en términos de ese bien tratado como dinero, esa es la parte que a nadie le gusta pues nos ocasiona indigestión.

Existen países cuyas tasas de interés son demasiado bajas para estimular el consumo y el crédito solo que sus gobiernos esconden la inflación vendiendo deuda en forma de bonos soberanos a otros bancos centrales; imprimen todo el dinero posible y no importa el déficit fiscal de esta manera esconden la inflación consiguiendo imprimir a través de su banco central más dinero no producido en la economía de manera natural “dinero inorgánico” en el ciclo económico, luego el dinero recaudado se lo entregan al tesoro nacional “ciclo contable”.

Lo anterior permite en cierta forma la no apreciación de la moneda de curso legal manteniendo baja la inflación con una camisa de fuerza.

Algunos países tienen tasas impositivas altas y una escala triburaria donde entre más trabajas en términos de horas menos dinero ingresas, bajan los impuestos aparentemente más no las escalas tributarias, un truco hábil lo bastante antiguo como para generar una falsa percepción de riqueza material.

Gerardo Molero
Gerardo Molero

Gerardo Molero

Articulista. Emprendedor. @redgoinfo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *