Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

El PODER de la empatía para la SUPERACIÓN PERSONAL

¿Quieres saber la clave para entender la adversidad que enfrenta una persona,? No tienes más que ponerte en sus zapatos. La premisa anterior ha sido bandera en distintas campañas para comprender desde un punto de vista distinto las situaciones adversas de los demás; es el valor de la empatía.



No obstante deseo enseñarte que la misma va mucho más allá de ponerse en el lugar de los demás cabe destacar que la empatía es desarrollada por la inteligencia emocional, es la habilidad de sumergir plenamente nuestro ser a experiencias , emociones, sentimientos y pensamientos ajenos, con el fin de comprender sus circunstancias y limitaciones, preocupaciones y anhelos.



Es crear una conexión emocional con otra persona
“Si hay un secreto del éxito -suscribió Henry Ford reside en la capacidad para apreciar el punto de vista del prójimo y ver las cosas desde ese punto de vista, así como del propio. El ser humano por su naturaleza priva las emociones más que el conocimiento”.

La empatía te coloca por un momento frente a un reto ajeno en una situación límite permitiéndote involucrarte en distintas vivencias, que generan en ti emociones diversas, sentimientos encontrados a flor de piel jamás explorados.

Deseo que reflexiones con el siguiente ejercicio:
imagínate que mañana que al despertar cuando abras los ojos no puedas ver a tu alrededor o que poco a poco la oscuridad te vaya apagando tu vista sin poder hacer nada que no puedas ver el rostro de tus seres queridos, no puedas ver cómo crece tu bebe, no puedas levantarte para ir al baño o ducharte, no poder moverte para estirar tus articulaciones caminar o sentarte, no poder escuchar unas palabras de aliento, un te amo, la risa de tus hijos, tu música favorita , no poder hablar para decir lo que piensas, cantar una buena canción, conversar con tu mejor amigo o amiga ,con tus padres, con tu pareja, no poder sentir un abrazo, un apretón de manos unas palmadas en la espalda un beso, oler el café de la mañana un perfume, degustar tu comida favorita.

¿Qué pasaría por tu mente? ¿Cuáles serían tus emociones y sentimientos? cuando pasen los 60 segundos estoy seguro que algo en tu interior cambió, y lo he dicho antes la pérdida de un sentido solo cambia la perspectiva de tu vida lo primero es que entiendas que nadie recuérdalo nadie está excluido de adquirir una discapacidad así que para aquellos que piensan a mi no me pasará.

Eso quiero decirte que el estar seguro de que nunca puedes adquirir una discapacidad es tan falso como el hecho de que jamás te alcanzará la muerte somos mas vulnerables de lo que creemos, lo que usualmente sucede es que la mayoría de las personas dan por sentado hechos que de ninguna forma son ciertos nada te asegura que mañana que en pocas horas mañana en los próximos meses o años adquirirás una discapacidad estás listo para eso por supuesto que nadie lo está .



Es este el verdadero valor de la empatía, la capacidad de comprender nuevos enfoques vivir nuevas experiencias y nuevos sentimientos y emociones, destruir esquemas mentales .

Owen D. Young dijo: “El hombre que se puede poner en el lugar de los demás, que puede comprender el funcionamiento de la mente ajena, no tiene por qué preocuparse por el futuro”.

Desarrollar la empatía contribuye a ampliar nuestras perspectivas, observar el entorno desde una visión diferente, ser solidarios, tolerantes y sensibles a las situaciones adversas que enfrentan los demás, las cuales constituyen valores fundamentales para el crecimiento personal.

El poder de entender las emociones de los demás como si fueran nuestras, comprender el mundo desde todas las ópticas posibles expandirá los horizontes de tu mente y de tu espíritu abrazándola visión de éxito busca siempre percibir el mundo con otros sentidos.

Rafael Flores
Rafael Flores

Rafael Flores

Abogado. [email protected] En la oscuridad de mi entorno decidí brillar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *