#ULTIMAHORA ODEBRECHT toma un oscuro giro en Colombia entérese quiénes temen por su vida (+ASESINATOS)

La controversia alrededor del caso Odebrecht en Colombia tomó un oscuro giro el pasado 8 de noviembre, cuando el ingeniero Jorge Enrique Pizano, testigo clave en la investigación, murió repentinamente en su finca al norte de Bogotá.

El informe forense reportó que Pizano murió por causas naturales, debido a un ataque al corazón fulminante. Sin embargo, este veredicto ha sido puesto en duda dado que tan sólo tres días después, su hijo Alejandro Pizano de 30 años murió por un envenenamiento con cianuro.



Jorge Enrique Pizano fungió entre 2010 y 2014 como uno de los auditores del proyecto carretero Ruta del Sol II, una de las licitaciones que fue otorgada por el gobierno colombiano a la constructora brasileña Odebrecht. Durante este tiempo, de acuerdo con sus testimonios, el ingeniero detectó diversas irregularidades financieras que lo hicieron sospechar que el desvío de fondos estaba destinado al pago de sobornos, por lo que tiempo después, levantó múltiples denuncias para colaborar con la investigación.



De acuerdo con información de la BBC, Pizano se encontraba en vías de obtener la calidad de testigo protegido ante la justicia de Estados Unidos a cambio de entregar toda la evidencia que poseía.
Pizano entregó a un medio local audios para ser divulgados en caso de que falleciera.



Los cuestionamientos sobre su muerte aumentaron a raíz de que el programa de televisión colombiano Noticias Uno publicara grabaciones que le fueron entregadas por Pizano tres meses antes de su muerte, con la condición de ser publicados únicamente en caso de que pudiera abandonar el país o si falleciera. En los audios, se puede escuchar una conversación entre Pizano y el actual fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez, en la que el exauditor informaba de las irregularidades a Martínez.


Alejandro Pizano viajó a Colombia al funeral de su padre desde España, donde vivía con su esposa, quien está embarazada. De acuerdo con testimonios de la familia, Alejandro ingirió una bebida que encontró en el escritorio de su padre y se quejó de su mal sabor, poco después comenzó a sentirse mal y fue llevado al hospital por su familia, pero era demasiado tarde. La autopsia reveló que la muerte se debió a la ingesta de cianuro. Medios locales reportan que la familia de los fallecidos han abandonado el país.

Fuente: aztecaamerica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *